Qué ver en Escocia en 7 días: Ideas detalladas día a día

Si tienes la suerte visitar Escocia durante 7 días y necesitas ideas sobre qué deberías ver en ese tiempo, has llegado al sitio adecuado. A continuación te detallamos un plan diario para exprimir al máximo tu semana en tierras escocesas.

Sin embargo, a nosotros no nos gusta que haya dos viajes iguales y por eso te animamos a coger nuestro planning como una orientación y si durante tus vacaciones te surgen visitas o actividades inesperadas, no dudes en romper los esquemas.

Si durante la planificación de tu viaje a Escocia tienes dificultades para encontrar un alojamiento distinto según tu ruta, un vehículo o reservas en restaurantes, eventos deportivos, atracciones turísticas y mucho más, contacta con nosotros. Como acabamos de decir, queremos que tu viaje sea especial y que no lo haya hecho nadie antes, así que junto a ti te organizaremos qué ver en Escocia en 7 días de forma personalizada.

Días 1 y 2: Conocer Edimburgo

Suponiendo que vas a alojarte en Edimburgo, el primer día recomendamos que hagas una primera toma de contacto con la ciudad. El aeropuerto está muy cerca de la ciudad, a una media hora en coche (que puedes alquilar con nuestro Fly&Drive, así que no perderás mucho tiempo en llegar hasta tu hotel, a diferencia de otras grandes ciudades europeas.

El Castillo de Edimburgo merece ser visitado con la calma, así que solo si tienes gran parte de la mañana por delante te recomendamos hacer la visita ese día.

De camino hacia el castillo te encontrarás con el casco antiguo de la ciudad, que es Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1995. En el centro histórico se encuentra la catedral de St Giles del siglo XII, el Museo Nacional de Escocia, el palacio de Holyroodhouse, las calles subterráneas de Mary King’s Close, pubs históricos y cafeterías donde hacer un break.

Al final de la Royal Mile, una de las calles principales de Edimburgo, hay algunas casas medievales visitables, como la Gladstones Land, del siglo XVI, y la John Knox House, la más antigua de Escocia. Incluso, si te gusta sacar fotos con panorámicas es-pec-ta-cu-la-res, no puedes dejar de subir la colina de Calton Hill.

Aunque la mayoría de los puntos turísticos de Edimburgo están cerca entre sí, recomendamos que dediques los dos primeros días a descubrirlos con calma. Hay rincones preciosos que no puedes perderte con las prisas.

Días 3 y 4: La bienvenida a las Tierras Altas de Escocia

Ha llegado el momento de coger el coche y poner rumbo a una de las zonas más hermosas del Reino Unido: Las Tierras Altas de Escocia. Es recomendable ir por la M9 hacia el castillo de Stirling, que se encuentra a una hora en coche de Edimburgo, y hacer una parada en esa fortaleza, una de las más importantes de Escocia.

Desde Stirling dirígete hacia Fort William por la A84 y la A82. El tiempo aproximado de trayecto son 2 horas y 24 minutos, aunque el paisaje es tan bonito que pasa muy rápido. Antes de llegar puedes hacer una parada en Glencoe, uno de los valles llenos de pastos verdes que siempre habías imaginado al pensar en las Highlands de Escocia.

Desde Fort William tienes a solo 25 minutos Glenfinnan, el tren de vapor Jacobite que aparece en Harry Potter. Si eres fan de la saga del joven mago, seguro que disfrutarás al máximo de nuestro tour por la Escocia de Harry Potter.

Recomendamos hacer noche en Fort William, a las orillas del lago Linnhe y del pico más alto del Reino Unido, el Ben Nevis.

El día siguiente llega el momento tan esperado de visitar el Lago Ness, que se encuentra a una hora y media por la A82. Se pueden hacer muchas excursiones y cruceros por el lago, que harán las delicias de los amantes de la naturaleza y de la leyenda de Nessie, el monstruo que supuestamente habita en el lago.

Si coges un barco, puedes aprovechar para visitar los restos del castillo de Urquhart, escenario de algunas de las batallas más sangrientas de la historia escocesa. Si prefieres seguir con el coche, antes deberás visitar Inverness, la capital de las Tierras Altas de Escocia, desde donde también empiezan muchos tours por el lago Ness. El castillo de Inverness, la catedral y su mercado victoriano no tienen desperdicio.

Día 5: La isla de Skye

La propuesta para el quinto día es hacer el esfuerzo de conducir hasta la isla de Skye, que se encuentra a unas 3 horas de Inverness. Se trata de una isla que conserva todo su encanto natural y para muchos es la zona más bonita del Reino Unido, aunque bien es cierto que está un poco alejada.

Como te explicamos en nuestro artículos sobre qué ver en la isla de Skye en un día, no puedes perderte pueblecitos como Kyleakin o Portree, cascadas como Eas a’Bhradain, montañas verdes donde hacer excursiones como Quiraing, sitios donde ver ballenas y delfines como Neist Point o los castillos de Dunvegan, de más de 800 años de antigüedad, o el de Eilean Donan.

Día 6: De vuelta a Edimburgo

El día siguiente vuelve de Skye por donde habías venido y, si puedes, haz una parada en los paisajes naturales de Wester Ross, a menos de media hora de llegar a Inverness.

Para volver a Edimburgo puedes optar por dos rutas. Una es la del Parque Natural de Caingorms. La otra es seguir la carretera A96 hasta Aberdeen, la tercera ciudad más grande de Escocia. Siguiendo el camino de vuelta hacia el sur, a solo media hora por la A90, es obligado que pares a visitar el castillo de Dunnottar, que se alza sobre un precipicio rocoso impresionante.

Dependiendo del tiempo que tengas, puedes parar en pueblos como Dundee o Perth antes de volver a Edimburgo.

Día 7: Despedida de Edimburgo

El último de los 7 días en Escocia todavía puedes aprovechar para visitar El Real Jardín Botánico de Escocia o el Water of Leith, dos sitios donde abunda la naturaleza en medio de Estocolmo. No te olvides de comprar los souvenirs que habías prometido a familiares y amigos ni de dar un último paseo por el centro sabiendo que has aprovechado al máximo tu semana de vacaciones.

Publicar comentario

Sé el primero en comentar “Qué ver en Escocia en 7 días: Ideas detalladas día a día”